tormentadepensamientos

Escribo sobre ella, escribí sobre ella, y ella nunca lo supo. Sigo escribiéndole y no lo sabrá. Se olvidó de mi amor, ni siquiera terminó de leer este libro aparentemente aburrido, y me dejó para aventurarse en otro libro que, tal vez, le guste más que yo; con una temática similar a la suya, de esos libros predecibles.

Nunca vacié totalmente mi amor sobre ella, a pesar de que hubieron momentos, aún faltaba terminarle de demostrar que la quería en serio.

Pero no bastó. Nunca se termina de demostrar cariño hacia alguien. Nunca es suficiente. Nunca es demasiado. Y mientras yo le escribía, también la leía. Y sus letras ya no me mencionaban, ya no me querían; me sentí exiliado de nuevo, esta vez por ella. Es como morir en vida, es como vivir estando muerto.

Dicen que los poetas son los que más sufren, considerando el sufrimiento, creo que puedo decir que por fin soy un poeta. Uno de los que más sufrió; estúpidamente, pero sufrió.

Heber Snc Nur (via tormentadepensamientos)